La especialización celular

 

Desde el momento de la fecundación, el huevo o zigoto empieza a dividirse formando nuevas células, las cuales se agrupan de una manera ordenada dando lugar a los diferentes órganos de nuestro cuerpo con funciones especializadas.

El conjunto de los órganos forma un «ecosistema» interrelacionado, tan perfecto e increíblemente maravilloso, que nos da la posibilidad de vivir, adaptarnos y desarrollarnos, en el medio ambiente que nos rodea.
Por lo cual, de ahí ya podemos deducir que un orden tan perfecto debe estar escrupulosamente dirigido y controlado.

 

 

lavida15

 

 

Y así es, todas las instrucciones necesarias para el desarrollo del huevo se hallan contenidas en unas estructuras que todos poseemos en el interior de nuestras células llamadas Cromosomas. 

cromosomas

bartolo_cambrer

 

 

Los cromosomas son los recipientes donde se hallan contenidos todos los datos e instrucciones necesarias para que se desarrolle un individuo. Podríamos decir que son como nuestros libros de cocina con todas nuestras recetas:

¡Fórmese un corazón!
¡Fórmese un riñón!
¡Marchando un estómago!

 

En definitiva, en los cromosomas está nuestro patrimonio genético, o sea nuestra herencia.

Este patrimonio genético lo recibimos en partes iguales de nuestros padres en el momento de la fecundación. Y, a su vez, por el mismo sistema lo transmitimos a nuestros hijos y éstos a los suyos. Por lo tanto, los cromosomas son los responsables del origen y de la continuidad de la vida.

Y, ¿cómo lo logran?

¿Cómo podemos tener órganos tan diferentes, si todas las células poseen exactamente las mismas instrucciones?
Pues es muy fácil, lo consiguen a través de la especialización celular.

 

 

Veamos:
Una célula a grandes rasgos es muy parecida a un huevo y consta de tres partes, el núcleo, el citoplasma y la membrana citoplasmática que la limita.
Por ahora nos centraremos en el núcleo, pues es en su interior donde se encuentran los cromosomas que, en los seres humanos, están en número de 46.

 

Dado que todas las células de nuestro cuerpo se han desarrollado a partir de una única célula, «el huevo u óvulo fertilizado por un espermatozoide», todas ellas son idénticas, es decir, poseen exactamente las mismas instrucciones, pero dependiendo del órgano del que formen parte, utilizarán sólo una parte de la información u otra. Esto se conoce como especialización celular.

Así, las células nerviosas poseen la información necesaria para formar pelo y las células que forman pelo poseen la información necesaria para formar nervios. Sin embargo, una vez especializadas, las células nerviosas van a formar tejido nervioso y las células del pelo van a formar pelo.

De esta manera, al tratarse de diferentes recetas, las células dan lugar a diferentes órganos.

 

lavida018.es

Así, un pulmón es diferente a un estómago porque en el pulmón las recetas son para la formación de células especializadas en la respiración y, en cambio, en el estómago, las recetas que se ponen en marcha son para formar un órgano que prepare los alimentos ingeridos para su posterior absorción a nivel del intestino. Y esto ocurre en cada una de las diferentes partes de las que está compuesto nuestro organismo.

Por lo cual toda célula humana posee 46 cromosomas, grabados con todas nuestras recetas de cocina. Sin embargo, estas recetas no se expresan al mismo tiempo en todas las células, sino que en unas células se expresan y funcionan unas, y en otras células se expresan y funcionan otras.

 

Como podéis ver los cromosomas que trabajan en el estómago son los que descansan en el pulmón. 

lavida019.es

 


Inglés: 1 min 30 sec.

Ver más vídeos

 

Siguiente tema: Los cromosomas

Revisión: 22 de enero de 2015