Dónde estamos y hacia dónde vamos

¿Dónde estamos? ¿Cuál es nuestro presente?

NUESTRO PRESENTE ES INCREIBLEMETE MARAVILLOSO, hemos aprendido a leer nuestro libro de la vida,

es decir hemos logrado descodificar nuestro ADN, esto es un avance increíble, porque al saber cual es la información que contiene, y como se expresa, nos da la posibilidad de luchar y seguir investigando hasta conseguir una civilización planetaria libre de enfermedades.

Hemos descubierto que el ADN es nuestro reservorio básico, en él tenemos almacenadas todas las instrucciones necesarias para la construcción, reparación y mantenimiento de nuestro cuerpo.
Y que gran parte de esta información solo la utilizamos a tiempos parciales dependiendo de las necesidades del momento.

Hemos descubierto que el ADN no es una estructura rígida sino todo lo contrario. Nuestro libro de la vida es un reservorio dinámico dotado de una enorme plasticidad y flexibilidad, que interacciona continuamente con todo lo que le rodea adaptándose a las necesidades de cada momento a través del silenciamiento o la expresión de genes específicos mediante la variación de su estructura, sin variar su contenido o mensaje lineal. Esta simbiosis entre los factores ambientales y nuestro ADN es lo que llamamos “epigenética”.

 

¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Cuál es el futuro que nos espera?

A un futuro libre de enfermedades y del sufrimiento que estas comportan.

 

¿Y cómo lo haremos?

Pues muy fácil!
Si por un lado sabemos que es posible estudiar el genoma de cada persona y valorar como éste se expresa en la misma.

Y por el otro, sabemos como reescribir este libro para corregir los errores que tiene o simplemente tomarlos en consideración para evitar que estos se puedan manifestar, conseguiremos al fin pasar de una medicina paliativa a una medicina preventiva.

Gracias a esta información también podremos desarrollar nuevas terapias médicas y tratamientos nutricionales y farmacológicos individualizados, que nos permitirán esquivar a cada uno de nosotros la enfermedad.

 

Pongamos un ejemplo. Hablemos de cáncer de pulmón.

Sabemos que, para su desarollo, los genes contribuyen en un 10% y que el restante 90% depende del tipo de vida que cada uno lleva, en particular si se fuma o no. Este 90% está relacionado con los factores epigenéticos.

Como podéis ver el valor de esta información es enorme para el individuo en cuestión y para la sociedad en general:

Al individuo porque puede servirle de indicador sobre qué aspectos debe cuidar o cambiar para disfrutar de una vida más larga y saludable.
Y a la sociedad por el gran ahorro sanitario que le supondrá,  ya sea en forma de menos impuestos destinados a los sistemas públicos de salud o de cuotas más bajas en los seguros médicos de las aseguradoras privadas.

¡Pensad que los presupuestos que se destinan a la sanidad son multimillonarios!

 

¿Cómo lo conseguiremos?

 

 


Mediante la ingenieria celular y tisular + hiperconectividad + globalización + ingeniería biotecnológica + bioingeniería +  bioinformática + proyectos de secuenciación masiva + tecnologías de la información + genómica comparativa+ análisis de la expresión génica + medicina genómica + genómica + biología sintética + los nuevos avances que se produzcan en todos los campos de investigación.

 

 

Cada avance en cualquier sector nos abre la puerta que permite la entrada de nuevas oleadas tecnológicas complementarias que con el tiempo nos permitirán orientar el futuro de la humanidad como una civilización planetaria.

Las nuevas tecnologías han permitido eliminar las barreras geográficas permitiendo que millones de personas trabajen conjuntamente sin moverse de su entorno, en proyectos multidisciplinarios y específicos aportando así cada una de ellas su “grano de arena”, es decir poniendo su disponibilidad, inteligencia y capacidad individual al servicio colectivo mundial.

 

Somos afortunados, nos ha tocado vivir en una época de cambio continuo y a cada cambio nuevas oportunidades ilusiones y retos. Nuestra época es esplendorosa, nuestra visión del mundo cambia día a día, hora tras hora, nuevos retos poblacionales y descubrimientos están aflorando a través de la biotecnología, robótica, inteligencia artificial, nanotecnología, tecnologías renovables de energía…. y un largo sin fin.

La clave para entender este futuro consiste en comprender las leyes fundamentales que gobiernan la naturaleza y aplicarlas luego a las nuevas terapias, inventos y máquinas.

Si estos conceptos los aplicamos al mundo de la genética humana vemos que nos encontramos en el pleno desarrollo de lo que se ha denominado la era «ÓMICA», palabra de origen latino, que significa «conjunto de». Si aplicamos este sufijo a los diferentes campos en los que actualmente está trabajando la biología, vemos que nuevos conceptos aparecen. Entre ellos seguro que os empiezan a sonar estas «palabrotas»:

 

Palabra/s clave para la búsqueda
Ómica ver resultados en Wikipedia
Farmacogenómica / Farmacogenética ver resultados en Wikipedia
Genómica ver resultados en Wikipedia
Genómica estructural ver resultados en Wikipedia
Genómica funcional ver resultados en Wikipedia
Medicina genómica ver resultados en Wikipedia
Nutrigenómica ver resultados en Wikipedia
Proteómica ver resultados en Wikipedia
Metabolómica ver resultados en Wikipedia
Metagenómica ver resultados en Wikipedia
Microbioma ver resultados en Wikipedia
Conectómica / Conectoma ver resultados en Wikipedia
Epigenómica ver resultados en «Ciencias Ómicas»
Filogenómica ver resultados en «Ciencias Ómicas»

 

Todas ellas van dirigidas a mejorar diferentes aspectos de nuestra salud, tomando en consideración el genoma de cada persona, pues recordad que estas diferentes especialidades van dirigidas a un futuro cercano de medicina individualizada.

El lenguaje del momento actual es el del ADN perfilándose como el protagonista absoluto durante los próximos 10 años.

Daos cuenta que estamos ante una revolución de la medicina a escala mundial, pues pasaremos de una medicina masiva y curativa a una medicina personalizada y preventiva.

Gracias a esta información podremos desarrollar nuevas terapias médicas que abarcarán tratamientos farmacológicos y nutricionales individualizados, respondiendo así de forma exacta al perfil específico de cada persona.

Por ejemplo:
En la actualidad la tecnología de impresión en 3D permite fabricar tejidos humanos a partir de las células de una persona. Y en un futuro no muy lejano podrá evolucionar hasta producir órganos de reemplazo para personas enfermas. Al utilizar las células del propio individuo, evitamos los problemas de rechazo que se pueden dar al usar órganos o células de donante.

Con lo cual una nueva puerta se abre ante nosotros: la de la medicina regenerativa.

Inglés: 2 min 53 seg.

Ver más vídeos

 

Preguntas relacionadas

¿Qué es una patente?

Son los derechos concedidos por el estado al inventor de un nuevo producto  o tecnología  durante 20 años para que lo explote comercialmente.

¿Cuál es la problemática con las patentes de genes?

Los que están a favor argumentan que es un proceso complicado y que exige muchos años de investigación.

Los que están en contra argumentan que los genes no son ningún invento del hombre, sino que ya existían desde antes, en todo caso lo que son nuevas son las tecnologías que se desarrollan para estudiarlos.
Por lo cual lo que si se puede patentar son las tecnologías genéticas que nos permiten acceder a ellos pero no las patentes especulativas de genes dado que estas detienen el progreso de la investigación médica.

 

Seguidamente os recomendamos que valoréis esta serie de enlaces que os aportarán más información.

Siguiente tema: Proyecto Genoma Humano

Revisión: 27 de enero de 2015